Bombardeos y fuego de mortero se intensifican en el Donbás de Ucrania

VARSOVIA.

Los bombardeos y los disparos de mortero aumentaron el ritmo durante la noche del sábado en la región de Donbás, en el este de Ucrania, y el intenso bombardeo generó temores de que se avecina un gran enfrentamiento militar.

El jefe de la autoproclamada república de Donetsk emitió el sábado una orden de movilización para que los hombres sanos se presenten ante los «comisarios militares» para unirse a las milicias locales. Los hombres de entre 18 y 55 años también tienen prohibido salir de la autoproclamada república prorrusa en el extremo este de Ucrania.

Y en otro acontecimiento alarmante, el presidente ruso, Vladimir Putin, firmó un decreto el sábado llamando a los reservistas del ejército para entrenamiento y ejercicios. Algunos analistas señalaron que este es un evento anual, pero que normalmente se lleva a cabo en abril, no en febrero.

Yevhen Fedchenko, académico ucraniano que estudia la desinformación, dice que “es una herramienta más para sembrar incertidumbre”.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa informó el sábado de más violaciones que un máximo reportado el 12 de febrero del alto al fuego acordado en 2015 en el Donbás —que a menudo se rompe.

Partes del Donbás, que también incluye la autoproclamada república de Luhansk, han estado bajo ocupación rusa de facto durante los últimos ocho años.

La OSCE informó de más violaciones alrededor de Luhansk que en Donetsk durante los últimos dos días, pero aun así, los observadores veteranos dicen que los bombardeos en Donetsk y sus alrededores son los más intensos que han visto en años.

El viernes, los líderes separatistas pro-Moscú, a quienes Ucrania considera títeres del Kremlin, ordenaron una evacuación masiva de civiles, en videos publicados, diciendo que el ejército ucraniano estaba planeando un ataque, una acusación que Kiev niega con vehemencia.

Según los metadatos de los videos, analizados por expertos, las transmisiones fueron pregrabadas dos días antes, lo que sugiere que la evacuación, nuevos bombardeos y otros eventos, incluido un inexplicable atentado con coche bomba, en Donbás, están siendo orquestados por el Kremlin, dicen funcionarios ucranianos, líderes occidentales y observadores independientes.

Acusan a Moscú de construir un pretexto para lanzar una ofensiva contra Ucrania. Los funcionarios del Kremlin lo niegan, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y otros diplomáticos rusos acusan a los líderes occidentales de «histeria» y «alarmismo».

El sábado, las autoridades rusas afirmaron que un proyectil, presuntamente disparado por Ucrania, explotó en territorio ruso cerca de una casa en el pueblo de Mityakinskaya en la región sur de Rostov.

Funcionarios de inteligencia occidentales dicen que las órdenes de evacuación y movilización y la intensificación del fuego de artillería y morteros, que culpan a los separatistas rusos, son consistentes con las advertencias que hizo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una presentación a mitad de semana ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde acusó a Moscú de preparar operaciones de ‘bandera falsa’ de las que se podría culpar a Kiev pero que, de hecho, son ordenadas por el Kremlin y llevadas a cabo por sus propias fuerzas o representantes.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha mantenido una serie de acusaciones contra Ucrania, acusándola de genocidio contra personas de etnia rusa en Ucrania.

La anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 y el respaldo de representantes armados el mismo año en Donbás fue justificado por el Kremlin con el argumento de que tenía que proteger a los rusos étnicos. Fue la misma razón dada para invadir Georgia en 2008.

Un crítico del Kremlin, Bill Browder, un financiero británico-estadounidense que alguna vez estuvo basado en Moscú, señaló el viernes que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, tuiteó palabra por palabra esta semana exactamente el mismo comentario que hizo en la víspera de la invasión de Georgia, culpando al Kremlin de enemigos por “acciones provocativas que solo se han intensificado en el último día”.

Sin embargo, los analistas independientes y los estrategas militares todavía están divididos sobre si lo que describen como eventos escenificados en Donbás son el preludio de una invasión a gran escala de Ucrania, algo sobre lo que advirtió el viernes el presidente estadounidense, Joe Biden, diciendo que ahora está convencido de que Putin decidió invadir Ucrania en los próximos días y que las fuerzas rusas lanzarán un asalto a la capital, Kiev.

“A partir de este momento, estoy convencido de que ha tomado la decisión. Tenemos motivos para creer eso”, dijo Biden a los periodistas en Washington. Sus comentarios marcaron la primera vez que Estados Unidos ha dicho categóricamente que Putin ha decidido invadir.

El analista y observador del Kremlin Dmitri Trenin, del Centro Carnegie de Moscú, un grupo de expertos, sospecha que el Kremlin está creando “tensión estratégica” con sus acciones en el Donbás junto con los ejercicios de fuerza nuclear planificados el sábado y el domingo en Bielorrusia, un aliado de Rusia.

“El objetivo de Moscú parece ser obligar a Ucrania a hablar directamente con Donetsk y Lugansk”, tuiteó el sábado, con el objetivo de intimidar a Kiev para que acepte un acuerdo de paz de siete años, el Acuerdo de Minsk, que es muy impopular en Ucrania y fue firmado cuando el ejército ucraniano sufría graves reveses en el campo de batalla de Donbás.

El estratega militar Edward Luttwak ha ajustado sus pensamientos sobre los acontecimientos vertiginosos que se desarrollan. Luttwak se ha mostrado escéptico durante semanas de que el Kremlin esté planeando una reinvasión más profunda de Ucrania, sosteniendo que Rusia no tenía suficientes fuerzas para llevar a cabo y sostener un esfuerzo armado tan masivo.

Pero con las estimaciones occidentales de las fuerzas rusas ahora desplegadas en tres lados de Ucrania aumentando de 100.000 a 130.000 en enero a 190.000 ahora, Luttwak tuiteó el sábado: “Las tropas rusas podrían alcanzar los 200.000, suficientes para controlar el centro de Kiev”. Sin embargo, señaló que eso significaría dejar gran parte de Ucrania en manos de las fuerzas regulares e insurgentes ucranianos “dispuestos a disparar contra los rusos vulnerables”.

Sin embargo, también sugiere que Putin probablemente esté a favor del uso de amenazas para subyugar a Ucrania en lugar de invadirla.

Con el rápido empeoramiento de la crisis, Gran Bretaña ordenó el viernes a su embajador y a los pocos diplomáticos británicos que quedaban en Kiev que se unieran al grueso del personal que fue reubicado a principios de mes en Lviv, en el oeste de Ucrania.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, un grupo de expertos en seguridad con sede en Washington, DC, advierte que Rusia «probablemente atacará a Ucrania antes del 21 de febrero de 2022. En su última evaluación, el instituto dice: «El Kremlin ha desplegado suficientes fuerzas militares y ha establecido condiciones informativas para llevar a cabo operaciones ofensivas, incluidas incursiones limitadas en la Ucrania desocupada, una campaña aérea y de misiles integral, y unidades mecanizadas a gran escala en Kiev y otras ciudades importantes de Ucrania”.

Cortesía. Voz de América.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s